26 de diciembre de 2015

Reflexión sobre la Eucaristía y el Martirio en el día de san Esteban


¿Cuántos cristianos han dado su vida por defender a Jesucristo sacramentado, ese loco de amor? ¡Mártires de la Eucaristía!

En los más de dos mil años que viene durando esta entrega suya, este anonadamiento, este quedarse entre nosotros y dentro, miles de cristianos han recibido la gracia de dar su vida por amor a la Eucaristía.



En Roma, en la Vía Apia fue martirizado Tarsicio, acólito. Los paganos lo encontraron cuando transportaba el sacramento del Cuerpo de Cristo y le preguntaron qué llevaba. Tarsicio quería cumplir aquello que dijo Jesús: «No arrojen las perlas a los cerdos», y se negó a responder. Los paganos lo apedrearon y apalearon hasta que exhaló el último suspiro pero no pudieron encontrar el sacramento de Cristo ni en sus manos, ni en sus vestidos. Los cristianos recogieron el cuerpo de Tarsicio y le dieron honrosa sepultura en el cementerio de Calixto (Martirologio Romano)

En el siglo III Tarsicio fue muerto a palos. Diecisiete siglos después muere a culatazos una niña china. Nos ha llegado el relato de su martirio a través de una entrevista que realizaron  al arzobispo Fulton J. Sheen (1895-1979), quien declaró que su mayor inspiración fue una niña china de once años de edad:

Cuando los comunistas se apoderaron de China, encarcelaron a un sacerdote en su propia rectoría cerca de la Iglesia. El sacerdote observó aterrado desde su ventana como los Comunistas penetraron en la iglesia y se dirigieron al santuario. Llenos de odio profanaron el tabernáculo, tomaron el copón y lo tiraron al suelo, esparciendo las Hostias Consagradas. Eran tiempos de persecución y el sacerdote sabía exactamente cuántas Hostias contenía el copón: Treinta y dos.

Cuando los comunistas se retiraron al parecer no repararon en la presencia de una niñita que rezaba en la parte de atrás de la iglesia, y que había visto todo lo sucedido.

Esa noche la pequeña regresó y, evadiendo la guardia apostada en la rectoría, entró a la iglesia. Allí hizo una hora santa de oración para reparar el acto de odio. Después se arrodilló, e inclinándose hacia delante, con su lengua recibió a Jesús en la Sagrada Comunión (en aquel tiempo no se permitía a los laicos tocar la Eucaristía con sus manos).

La niña continuó regresando cada noche, haciendo su hora santa y recibiendo a Jesús Eucaristía en su lengua. En la trigésima segunda noche, después de haber consumido la última Hostia, accidentalmente hizo un ruido que despertó al guardia. Este corrió detrás de ella, la agarró, y la golpeó hasta matarla con la culata de su rifle.

Este acto de martirio heroico fue presenciado por el sacerdote mientras, sumamente abatido, miraba desde la ventana de su cuarto convertido en celda.


Cuando el Obispo Sheen escuchó el relato, se inspiró a tal grado que prometió a Dios que haría una hora santa de oración frente a Jesús Sacramentado todos los días, por el resto de su vida.

1 comentario:

Franciscoipm dijo...

¿Realmente está Jesús en ese pedazo de pan? Compruébalo tú mismo.

Mateo 26:26-30
26 Y mientras comían, TOMÓ JESÚS EL PAN, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; ESTO ES MI CUERPO.
27 Y TOMANDO LA COPA, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;
28 porque ESTO ES MI SANGRE DEL NUEVO PACTO, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.
29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevamente con vosotros en el reino de mi Padre. ¿Será que Mateo estaba equivocado?

Marcos 14:22-25
22 Y mientras comían, JESÚS TOMÓ PAN y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, ESTO ES MI CUERPO.
23 Y TOMANDO LA COPA, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos.
24 Y les dijo: ESTO ES MI SANGRE DEL NUEVO PACTO, que por muchos es derramada.
25 De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevamente en el reino de Dios. ¿Será que Marcos estaba equivocado?

Lucas 22:19-20
19 Y TOMÓ EL PAN y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: ESTO ES MI CUERPO, que por vosotros es dado; haced esto EN MEMORIA de mí. (Recordamos a Jesús entregando su vida y resucitando por nosotros para salvarnos del pecado)
20 De igual manera, después que hubo cenado, TOMÓ LA COPA, diciendo: ESTA COPA ES EL NUEVO PACTO EN MI SANGRE, que por vosotros se derrama. ¿Será que Lucas estaba equivocado?

Cuando Jesús habla, habla claro.

¿En algún pasaje de la biblia Jesús agarro la puerta y dijo: Ésta puerta Soy Yo? ¿En algún pasaje de la biblia Jesús agarro la vid y dijo: Ésta vid Soy Yo?
Pero déjame decirte que este simbolismo del cual hablas, también fue utilizado por los judíos a espaldas de Jesús y como Jesús conoce hasta nuestros pensamientos les dijo:
Juan 6:48-59
48 Yo soy el pan de vida.
49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.
50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera.
51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y EL PAN QUE YO DARÉ ES MI CARNE, la cual yo daré por la vida del mundo.
52 ENTONCES LOS JUDÍOS CONTENDÍAN ENTRE SÍ, DICIENDO: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? – (Al igual que Tú, los judíos PROTESTABAN a espaldas de Jesús como diciendo, ¿Esto debe ser un simbolismo? ¿Cómo vamos a comer su carne?)
53 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: SI NO COMÉIS LA CARNE DEL HIJO DEL HOMBRE, Y BEBÉIS SU SANGRE, NO TENÉIS VIDA EN VOSOTROS.
54 EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, TIENE VIDA ETERNA; y yo le resucitaré en el día postrero.
55 Porque MI CARNE ES VERDADERA COMIDA, Y MI SANGRE ES VERDADERA BEBIDA.
56 EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, EN MÍ PERMANECE, Y YO EN ÉL.
57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo EL QUE ME COME, ÉL TAMBIÉN VIVIRÁ POR MÍ.
58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.

Los discípulos de Emaús (Lucas 24,13-25)
Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; 29 pero ellos lo apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedarse con ellos. 30 Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. (Ellos reconocieron a Jesús en ese pedazo de pan)

Finalmente:
Eucaristía = Acción de Gracias (Palabra Griega)
En la Eucaristía recordamos a Jesús, dando gracias por su muerte y resurrección para librarnos del Pecado.
Hermano, Tú que tanto nos críticas.
Acompáñame con esta oración: Señor Jesús, permite que el sacrificio que hiciste por mí en la cruz no pase en vano en mi vida. Amén