18 de diciembre de 2014

La adoración: un camino de oración para el encuentro con el Señor




Realmente nuestra oración puede llegar a ser atea, es decir, sin Dios. Eso sucede cuando pedimos de Dios aquello que necesitamos y no lo buscamos a Dios como tal.
 

14 de diciembre de 2014

Adviento y Eucaristía animan a la esperanza escatológica


Adoremos a Cristo en la Eucaristía, como prenda y anticipo de la vida celeste. La celebración eucarística es «fuente de la vida de la Iglesia y prenda de la gloria futura» (Vat.II: UR 15a). Por eso el culto eucarístico tiene como gracia propia  mantener al cristiano en una continua tensión escatológica. 

Ante el sagrario o la custodia, en la más pura esperanza teologal, el discípulo de Cristo permanece día a día ante Aquél que es la puerta del cielo: «yo soy la puerta; el que por mí entrare, se salvará» (Jn 10,9). Ante el sagrario, ante la custodia, el discípulo persevera un día y otro ante Aquél «que es, que era, que vendrá» (Ap 1,4.8). Persevera adorando al Hijo de Dios, que vino en la encarnación; que viene en la Eucaristía, en la inhabitación, en la gracia; que vendrá glorioso al final de los tiempos.  

8 de diciembre de 2014

Inmaculada Concepción: comentario a la liturgia de la Palabra de la Misa


1. "Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28).

Con estas palabras del arcángel Gabriel, nos dirigimos a la Virgen María muchas veces al día. Las repetimos hoy con ferviente alegría, en la solemnidad de la Inmaculada Concepción, recordando el 8 de diciembre de 1854, cuando el beato Pío IX proclamó este admirable dogma de la fe católica precisamente en esta basílica vaticana.

7 de diciembre de 2014

Hora Santa en el día de la Inmaculada Concepción de María


Exposición del Santísimo Sacramento

Canto de adoración

Meditamos sobre la consagración a María de San Luis Grignion de Montfort:

Ad Iesum per Mariam (A Jesús por María)

He dicho, además, que esta devoción consiste en hacer todas las cosas con María, en María, por María y para María.

6 de diciembre de 2014

Las misas del adviento




Desde el Papa Nicolás I, en el siglo IX, el Adviento consta de cuatro semanas, cuyos domingos son "estacionales". Cada dominica tiene su Misa y Oficio propios y hermosísimos, y señala un notable avance hacia el venturoso suceso de Belén. La silueta del Redentor se va perfilando de semana en semana, y adquiriendo nuevos matices y relieves, hasta que, al fin, se le ve aparecer en carne mortal. Paralelamente se va proclamando cada vez más alto la virginal Maternidad de María.
 

5 de diciembre de 2014

Inmaculada Concepción: oración a María delante de Jesús eucaristía


¡Oh María Inmaculada, Madre nuestra! Alcánzanos la gracia de reconocer los tesoros y riquezas que tu Hijo nos dejó en este Sacramento de amor.

Alcánzanos las fuerzas necesarias para llegar a él con mucha frecuencia a enriquecernos con sus virtudes.