1 de febrero de 2015

Acerca del cuarto domingo durante el año


El poder de la Eucaristía para expulsar demonios lo presenta, claramente, toda la tradición de la Iglesia. Basta unos pensamientos de san Juan Crisóstomo para iluminar esta realidad:

"El cristiano que vuelve de la mesa eucarística se asemeja a un león, que presenta llamas de fuego por la boca; su vista es insoportable al demonio".


31 de enero de 2015

Don Bosco aconsejaba la comunión diaria


En los últimos siglos se pensaba que la comunión eucarística era para los perfectos como los primeros cristianos por lo tanto se participaba en la misa, pero no se comulgaba. De ahí la campaña de la comunión frecuente, relacionada con la de la confesión semanal o mensual y la dirección espiritual. Un sacramento dispone al otro, Don Bosco pensaba así también.

30 de enero de 2015

Novena mundial de adoración eucarística para el Sínodo de la familia de octubre



Recogemos la información de infocatolica, donde se nos recuerda las palabras que el Papa San Juan Pablo II dijo una vez: «A través de la adoración, el cristiano contribuye misteriosamente a la transformación radical del mundo». Por este motivo, y en respuesta al llamamiento del Papa Francisco a los fieles para que ofrezcan oraciones especiales durante este año por el Sínodo de la familia de octubre de 2015, se ha lanzado una novena mundial de adoración eucarística para llevar a la Iglesia, al Papa, a los padres sinodales y a todas las familias al Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento.
 La Sociedad de la Adoración Eucarística para el Sínodo de la Familia 2015, una iniciativa laica nacida el pasado año en Roma, está invitando al clero, a religiosos y fieles de todo el mundo a tomar parte en ella.

28 de enero de 2015

Santo Tomás de Aquino: La Eucaristía era su devoción predilecta


Santo Tomás de Aquino (1224-1274), dominico, ha sido uno de los más grandes devotos y teólogos de la Eucaristía. Según datos históricos, sabemos que era en su comunidad «el primero en levantarse por la noche, e iba a postrarse ante el Santísimo Sacramento. Y cuando tocaban a maitines, antes de que formasen fila los religiosos para ir a coro, se volvía sigilosamente a su celda para que nadie lo notase. El Santísimo Sacramento era su devoción predilecta. Celebraba todos los días, a primera hora de la mañana, y luego oía otra misa o dos, a las que servía con frecuencia» (S. Ramírez, Suma Teológica, BAC 29, Madrid 1957,57*).


25 de enero de 2015

Acerca del tercer domingo durante el año



El oficio de Lectura del tercer domingo durante el año nos hace meditar una enseñanza fundamental del concilio Vaticano II, en su constitución sobre la liturgia, Sacrosanctum Concilium, donde da una enseñanza de suma importancia para la espiritualidad cristiana:

«Cristo está siempre presente a su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente en el sacrificio de la Misa, sea en la persona del ministro, “ofreciéndose ahora por ministerio de los sacerdotes el mismo que entonces se ofreció en la cruz” [Trento], sea sobre todo bajo las especies eucarísticas. Está presente con su virtud en los sacramentos, de modo que cuando alguien bautiza, es Cristo quien bautiza [S. Agustín]. Está presente en su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es Él quien habla. Está presente, por último, cuando la Iglesia suplica y canta salmos, el mismo que prometió: “donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20)».

23 de enero de 2015

La devoción eucarística después del Vaticano II


La piedad eucarística es en el siglo XX una parte integrante de la espiritualidad cristiana común. Por eso ya San Pío X sólo expresaba una convicción general cuando decía: «Todas bellas, todas santas son las devociones de la Iglesia Católica, pero la devoción al Santísimo Sacramento es, entre todas, la más sublime, la más tierna, la más fructuosa» (A la Adoración Nocturna Española 6-VII-1908).

¿Y después del Vaticano II? La gran renovación litúrgica impulsada por el Concilio también se ha ocupado de la piedad eucarística. Concretamente, el Ritual de la sagrada comunión y del culto a la Eucaristía fuera de la Misa es una realización de la Iglesia postconciliar. Antes no había un Ritual, y la devoción eucarística discurría por los simples cauces de la piadosa costumbre. Ahora se ha ordenado por rito litúrgico esta devoción. Por otra parte, en el Ritual de la dedicación de iglesias y de altares, de 1977, después de la comunión, se incluye un rito para la «inauguración de la capilla del Santísimo Sacramento». Antes tampoco existía ese rito. Es nuevo.

3 de enero de 2015

Renovación actual de la piedad eucarística



El movimiento litúrgico y el Magisterio apostólico, por obra como siempre del Espíritu Santo, al profundizar más y más en la realidad misteriosa de la Eucaristía, han renovado maravillosamente la doctrina y la disciplina del culto eucarístico. Concretamente, en ninguna época el Magisterio de la Iglesia ha dado un conjunto de documentos sobre la Eucaristía comparable con la más reciente: