24 de noviembre de 2009

Hora Santa- 3era semana de Noviembre

Adoración al Santísimo
“… Maestro, ¡qué bien estamos aquí!...” Lc 9, 33

Cancion al Espiritu Santo o de Adoración…

Qué bueno es estar en tu Santa presencia Jesús! Qué bien estamos aquí!
Es una gran bendición estar cara a cara con Vos, con nuestro Salvador, que nos amaste hasta el extremo y diste tu vida, para que nosotros tengamos vida en Vos!

Señor, abrí nuestros corazones en esta noche para que tu presencia real en este Santo Sacramento los transforme, y los haga más semejantes al tuyo. Dejanos sumergirnos en tu amor, para poder encontrar y sentir la verdadera alegría que nos da el estar con Vos!

Canción o momento de reflexión…

Gracias Jesús por darnos el regalo de conocerte, de quererte y de desear ardientemente seguir tu camino! Qué alegría nos da el sentirnos tan amados por Vos y por el Padre, que tanto nos amó que entregó lo que más quería por nosotros, y de esta manera se pagó el precio más alto que podía existir por nuestra Salvación!

Acaso, algo de este mundo puede empañar este Amor tan perfecto? Podemos entristecernos por cosas terrenas si sabemos que, el que es Todo, Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo nos ama de una forma tan grandiosa??!!

Canción o momento de reflexión…

“…¿Qué más podemos añadir? Sí Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdono a Su propio hijo, antes bien lo entregó a la muerte por todos nosotros, ¿Cómo no va a darnos gratuitamente todas las demás cosas juntamente con él?...¿Quién nos separará del amor de Cristo?¿ El sufrimiento, la angustia, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? … nada podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.” Rom 9, 31

Qué lindo es ser Cristianos Maestro! Qué bueno es ser discípulos tuyos! Por Vos todo queda justificado. Ni la muerte tiene poder sobre nosotros, porque con tu Santa Resurrección sabemos que vamos a resucitar con Vos y vamos compartir tu gloria en el cielo!

“Si Cristo no hubiera resucitado-escribe Pablo a los romanos- vana sería nuestra Fé. Pero como Él ha resucitado, somos los más felices de los hombre”.

Como dice Pablo, somos los hombres más felices del mundo! Por este amor tan grande que nos das Jesús! No te bastó anonadarte y rebajarte al punto de hacerte uno de entre nosotros, tampoco te fue suficiente el entregar tu vida en la Cruz y morir por nosotros simples criaturas! Sino que te quedás en la Santa Eucaristía para que así podamos adorarte, y mejor todavía, podamos recibirte cuando comulgamos para hacernos uno con Vos, y recibir infinitas gracias y bendiciones todos los días que queramos! Acaso existe amor más grande que este??? Gracias!!!...

Canción o momento de reflexión…

Señor, ojalá este amor tan inmenso, perfecto e incondicional que recibimos de tu parte nos llene de felicidad. Que nada en este mundo desvíe nuestra mirada de esta entrega tan linda!

Que nada nos saque la paz de nuestros corazones, por sabernos hijos amados tuyos. Concedenos la gracia de abrir nuestros pequeños corazones para poder recibir todo este amor gratuito.

Y especialmente te pedimos, que la alegría que nos da el ser cristianos y seguidores tuyos empape nuestra vida Señor! Que podamos ser luz en este mundo que tanta sed tiene de Vos, a través de esta alegría sincera y profunda que nos da el seguirte!

Que la felicidad que alcanzamos estando junto a Vos, sirva de verdadero testimonio para los que nos rodean, y estos puedan llegar a decir: “ si así es el siervo, ¿Cómo será su Señor?”

Que esta vida de alegría, llegue a ser nuestra carta de presentación Jesús! Ojalá podamos mostrar al mundo que, el ser cristiano es sinónimo de ser alegre y de ser Luz en la oscuridad!


Canción o momento de reflexión…


Y nosotros…

Estamos siendo testimonios vivos del amor de Dios??
Vivimos alegres por todo lo que recibimos de nuestro Buen Dios o algunas cosas terrenales nos sacan la paz y la alegría que nos da el ser Hijos amados de Dios??

Chicos pongamos en las manos de María, madre del mismo Dios y madre nuestra, todo esto. Aprendamos de ella, a quien el amor del Padre hacía que su espíritu se estremezca de gozo y de felicidad! Aprendamos a abandonarnos y abrir de par en par nuestros corazones a Nuestro Señor, como ella lo hizo!

Rezamos un ave maría…

Y por último pidámosle a Nuestra Madre del Cielo que interceda fuertemente por nosotros, para que Dios nos conceda la gracia de vivir nuestra vida, de una forma tan entregada a Él y con la mirada puesta en las cosas celestiales que son las que llenan de una felicidad plena y de tanto sentido a nuestro existir!

A Jesús, realmente presente en La Santa Eucaristía, sea toda la gloria, por los siglos de los siglos, Amén!