30 de diciembre de 2013

El matrimonio vive de la eucaristía


"La Eucaristía es la fuente misma del matrimonio cristiano. En efecto, el sacrificio eucarístico representa la alianza de amor de Cristo con la Iglesia, en cuanto sellada con la sangre de la Cruz (Cfr. Jn.19, 34). Y en este sacrificio de la Nueva y Eterna Alianza los cónyuges cristianos encuentran la raíz de la que brota -que configura interiormente y vivifica desde dentro- su alianza conyugal. En cuanto representación del sacrificio de amor de Cristo por su Iglesia, la Eucaristía es manantial de caridad. 

27 de diciembre de 2013

San Juan Apóstol y evangelista: la eucaristía como fundamento de la vida cristiana




Himno de Laudes de la Fiesta litúrgica:

Tú que revelaste a Juan
tus altísimos decretos
y los íntimos secretos
de hechos que sucederán,
haz que yo logre entender
cuanto Juan ha contado.
Déjame, Señor, poner
mi cabeza en tu costado.
 

24 de diciembre de 2013

La Eucaristía en la Navidad




Si en el Niño que María estrecha entre sus brazos, los Reyes Magos reconocen y adoran al esperado de las gentes anunciado por los profetas, nosotros podemos adorarlo hoy en la Eucaristía, y  reconocerlo como nuestro Creador,  único Señor  y  Salvador.»  

23 de diciembre de 2013

Navidad: contemplemos y vivamos el misterio de Dios hecho hombre, en la celebración de la Eucaristía


 
 
 

 
Vivamos con alegría la Navidad que se acerca. Vivamos este acontecimiento maravilloso: el Hijo de Dios nace también «hoy»; Dios está verdaderamente cerca de cada uno de nosotros y quiere encontrarnos, quiere llevarnos a Él.

14 de diciembre de 2013

6 de diciembre de 2013

Impresionante bendición con el Santísimo



En la noche del último sábado de noviembre, desde el monte Tibidabo, se bendice con el Santísimo a la ciudad de Barcelona y a sus gentes.



 
 
En el lugar más alto de la urbe catalana, en el monte Tibidabo, se halla un templo magnífico, construido en 1961 con carácter expiatorio en honor al Sagrado Corazón. La imagen de Cristo en su cumbre, iluminada durante la noche, domina la ciudad.
 

Velar con Cristo en la Noche de la historia: ¡Estar atentos!


 
 
Las dos últimas semanas del tiempo Ordinario y la primera semana de Adviento repiten insistentemente, en las lecturas bíblicas, las oraciones, prefacio y preces de Laudes y Vísperas, "velad", "vigilad".
 
Este es un concepto muy cristiano: vigilamos, velamos, porque estamos atentos a que Cristo venga, a que Cristo vuelva en su gloria, a que Cristo se manifieste día a día en la historia de nuestra vida.
 
Se vigila, se está velando despierto, se mira por la ventana con inquietud si se aguarda a que llegue alguien que nos importa, a quien queremos; si no es así, nos da igual si alguien viene o no, no nos provoca ningún deseo, permanecer apaciblemente sentados.
 
La vigilancia, el velar por la noche aguardando, tiene que ver con el deseo y la esperanza: el deseo de Cristo, la esperanza en Él sabiendo que cumple sus promesas y que es Fiel.
 
 

50 años de la Sacrosanctum Concilium


La Liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza.